ELEVATOR PITCH… O EL ARTE DE VENDER TU IDEA

Presenta tu idea en breves minutos y haz despegar tu negocio gracias a la técnica del ascensor. Mónica Galán, experta en oratoria, coach y profesora de inteligencia emocional nos da las claves para dominar esta presentación.

image5

La idea surge a través de un escenario hipotético: vender tu proyecto en menos de  cuatro minutos a un posible inversor que encuentras en un ascensor. Tienes el tiempo justo y hay que ceñirse a lo que dura el viaje, por lo que hay que ser directo y llamar la atención de tu interlocutor.

El concepto, que surgió en la década de los 80’s, se ha convertido en una importante herramienta para emprendedores y Startups. Para Mónica Galán es fundamental dominar la técnica, pero antes hay que tener en cuenta  otros conceptos que constituyen la base de la comunicación.

“Todo el mundo puede aprender a presentar, pero una gran idea no sobrevive a una mala presentación”, afirma esta experta en oratoria.

Según Mónica Galán, toda presentación ha de perseguir los siguientes objetivos:

  1. Conectar con la audiencia
  2. Dirigir y mantener la atención
  3. Fomentar la comprensión y el recuerdo.

En lo que respecta al primero de los objetivos, Galán distingue entre tres tipos de conexiones: la intelectual, la emocional y la ética, que podrían describirse como “lo que tu y tu audiencia sabéis”, “los que tu y tu audiencia sentís” y “lo que tu y tu audiencia hacéis”, respectivamente. Conexiones que nunca han de romperse en una presentación y que de mantenerse “tendremos el 50% ganado”, asegura la coach. En cuanto a la atención, aconseja mantenerla viva a través de cambios, mientras que para fomentar el recuerdo recomienda presentar un máximo de cuatro ideas, ya que nuestra memoria es incapaz de retener un número mayor.

Una vez asimilados estos conceptos ya podemos pasar a construir nuestro “Elevator Pitch”. “Presentamos para marcar la diferencia, por lo que tenemos que contar nuestra idea de la manera más original posible”, comenta Galán.

El primer paso es describir nuestro producto respondiendo a estas tres preguntas claves: ¿quién eres?, ¿qué haces? y ¿qué ofreces?, señalando lo que te distingue, por qué es conveniente colaborar contigo en este proyecto y adaptando el discurso a tu interlocutor.

Mónica Galán plantea los pasos a seguir en el siguiente esquema:

  1. Problema que resuelves
  2. A quien se lo cuentas (usuarios / clientes / mercado)
  3. Competencia (alternativas 1,2,3)
  4. Solución que planteas
  5. Equipo
  6. Modelo de negocio
  7. Marketing
  8. Hoja de ruta

Y destaca, por encima de todo, transmitirlo con pasión: “los inversores buscan más a las personas que están detrás del proyecto que al negocio en sí”, asegura la experta en oratoria. Anotar estas claves, buscar las oportunidades y mostrar siempre el entusiasmo en vuestros proyectos, puede que alguien os esté esperando en la puerta del ascensor…